El eclipse (Augusto Monterroso)

Cuando fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.

Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de sí mismo.

Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas.

Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.

-Si me matáis -les dijo- puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura.

Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado, no sin cierto desdén.

Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.

Na, und? // ¿Y qué?

¿No os habéis hecho alguna vez esta pregunta cuando habéis oído o leído ciertas noticias? ¿O cuando alguien os ha contado algo que consideraba de importancia? ¿No hemos visto u oído ciertas ruedas de prensa presenciada por decenas de periodistas y alumbradas por centenares de flashes a la vez en la que tras la esperada declaración de su protagonista nos hemos preguntado, íntimamente, ¿y qué?? ¿Y no deberíamos preguntarnos lo mismo cuando gana o pierde nuestro equipo de fútbol, „ganamos“ un mundial, perdemos el tren, llueve en medio de una excursión, se nos pincha una rueda, cogemos una gripe,…? Aunque esto último, sin ser fundamental, tiene mucha más importancia que, por ejemplo, tal o cual pase sus vacaciones en nosédónde,  la princesa repita traje, o sea la más elegante (¿?) en la boda de nosequién.

Pues de eso quería hablar en principio este blog. Pero tal y cómo discurren los tiempos por estos pagos, no vamos a ser solo superficiales; trataremos también de lo que nos interese y nos preocupe, aunque despierte en otros la pregunta (¿y qué?). Intentaremos ser agudos en la apreciación y ver qué interés pudieran tener las cosas que nos interesan.

Lógicamente es el principio, y si nos animamos y seguimos escribiendo aquí, es bien posible que de lo dicho en este artículo no nos acordemos y lo que en este blog tratemos no esté de acuerdo con lo planteado en un principio (o sí).

Por último quisiéramos pedir comprensión a los hablantes de alemán que se acerquen aquí. El alemán no es mi lengua materna. Nos une a ella el gusto, afinidad, amigos y ciertos lazos familiares. Intentaremos tratarla con cuidado y ser respetuosos con lo que desconocemos de la „realidad alemana“.

Lecciones de Economía // Wirtschaftlichelektionen

Vaya por delante que no soy economista, y que no soy yo quien da lecciones de economía. En realidad soy quien las recibe, y según las encuentro aquí y allá, en sitios alejados de donde esta disciplina, actividad o como demonios quiera llamarse, teóricamente debería ejercerse o pensarse, las iré incluyendo en este espacio.

La primera la recuperé no hace mucho, releyendo un artículo sobre un aristócrata alemán del XIX, Hermann von Pückler-Muskau, príncipe de entonces y personaje muy acorde a su época. Entre otras cosas dijo:

“Also ist das Schöne eigentlich unter der nützlichen Dingen das Nützlichste” que en español quiere decir algo como “Así, es la belleza, entre las cosas útiles, la más útil de todas”.

No negaréis que como principio de economía no está mal. Este hombre dedicó también parte de su tiempo al paisajismo, tanto teórico como práctico. Creó el Parque Muskau, que además de ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ocupa en la actualidad territorio de dos países, Alemania y Polonia, por lo que  podríamos considerarlo incluso como símbolo de lo que deberían ser los nuevos tiempos.

Y no digo más de él, aunque invito a indagar. Lo que nos interesa es su Lección de Economía, y que hago (hice) mía.

Declaración de principios II / Grundsatzerklärung II

De las películas que vimos en la infancia y la imagen grabada por el poema que sirve de inicio a este blog queda una impresión romántica y ensoñadora de los piratas. En algún momento de nuestra vida quisimos muchos ser uno de ellos. No sentir ningún lastre a nuestras espaldas, y mirar con seguridad y un espíritu intrépido lo que se nos avecinaba.

Algo de eso debe quedar cuando habiendo alcanzado un buen ramillete de primaveras, sigo a la expectativa de una brisa fresca, un viento imprevisto, un cambio de rumbo.

Algo así nos llega del norte, precisamente bajo la denominación de piratas. El primer partido pirata nació en Suecia hace apenas seis años, en 2006, y desde entonces las ideas que les unen son la defensa de los derechos civiles, la participación ciudadana, la libertada en la red, el acceso a la cultura, la defensa de software libre y la filosofía que lo sustenta, etc. Son ideas que aglutinan tanto a los que hemos acompañado el nacimiento y la expansión de la Red, como a los que nacieron estando ya instalada en la vida de la gente.

Desde su nacimiento han obtenido representación democrática en varios países como Islandia, Suecia (para el Parlamento Europeo), Suiza, y, sobre todo, en Alemania, donde ha supuesto en las últimas elecciones regionales un buen número de escaños en los respectivos parlamentos. En algunos de los Länder donde se han presentado han superado incluso a partidos tradicionales.

El abordaje de las instituciones les ha conducido a acelerar la elaboración de sus propuestas en otras áreas de la política como la economía, la sociedad, la familia. En la aprobación de las propuestas que han configurado los programas electorales han dado en todo momento un ejemplo de profundidad democrática, de creatividad y a la vez de sólida argumentación que ha sorprendido a la sociedad alemana, y de ahí sus éxitos.

Algo que les une también es el rechazo de la clase política institucionalizada y de la mayoría de los medios de comunicación, que los ningunean, hacen chanzas sobre su inexperiencia, falta de definición en algunos temas, etc., etc., etc. Saben que tienen delante a personas heterogéneas, con una sabrosa mezcla entre juventud de verdad (no resultan extraños ni excepcionales los dirigentes piratas en la veintena) y veteranía, con una generosa dosis de buena preparación, inteligencia, apertura, modales extraños (poco apego a los cargos, escasa ambición política y muchas ganas de cambiar las cosas y el mundo).

No sé hasta dónde llegarán. Yo, de momento, me siento pirata.

Declaración de principios /Grundsatzerklärung

Canción del Pirata

(José de Espronceda)

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela,
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, El Temido,
en todo mar conocido,
del uno al otro confín.

La luna en el mar rïela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul:

«Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.»

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

«Allá muevan feroz guerra,
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;
que yo aquí tengo por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.

Y no hay playa,
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.»

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

A la voz de «¡barco viene!»
es de ver
como vira y se previene,
a todo trapo a escapar;
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

En las presas
yo divido
lo cogido
por igual;
sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

¡Sentenciado estoy a muerte!
Yo me río;
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna entena,
quizá en su propio navío.

Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.

Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por la mar.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can alway preview any post or edit you before you share it to the world.